Lucernarios, claraboyas y techos de policarbonato, metacrilato y otros materiales plásticos permiten la entrada de luz, pero también de radiaciones solar, generando un calor excesivo en el interior de edificios y los locales comerciales.

Los rayos del sol que se cuelan en el interior de los locales comerciales, el calor, el reflejo, son factores que disminuyen el confort y producen decoloración en las prendas expuestas, en tapizados y en muebles. No sólo aumenta el consumo de energía por la demanda mayor de la utilización de equipos de aire acondicionado, sino que a veces su acción, incluso, no es suficiente. El envejecimiento y la decoloración se debe en un 40% a la radiación ultravioleta UV, en un 25% a la luz visible, en un 25% al calor y el 10% restante es atribuible a otros agentes (polución, polvo, etc.). Las láminas TRES PUNTS SolarZone tienen la propiedad de frenar estos efectos ya que impiden al 99% la entrada de la radiación UV, además de calor.

Existe una solución de larga duración,  de rápida y de fácil instalación para reducir el impacto de la radiación solar y son las LÁMINAS DE CONTROL SOLAR . Estas láminas son un film autoadhesivo compuestas de múltiples capas, de poliéster, permitiendo la instalación (en horizontal o inclinado) sobre superficies plásticas sin la formación de burbujas. Una vez  adheridas a los vidrios o plásticos rígidos, rechazan hasta el 86% de la energía solar incidente manteniendo una visión nítida hacia el exterior. La principal ventaja de estos dispositivos es que permiten el paso de la luz pero no del calor, reduciéndose la demanda de refrigeración.

 

Las láminas utilizadas para escaparates no distorsionan la visibilidad ni la percepción de los colores que se exhiben, reducen los reflejos permitiendo ver las mercancías expuestas con una mayor nitidez, eliminando una gran parte de las reflexiones y destellos que encontrarnos en un vidrio sin tratar. 

 

En verano se puede conseguir la disminución sensible de la demanda energética en refrigeración en edificios y locales que tengan un porcentaje significativo de huecos orientados a oeste, este o sur. La protección solar puede ubicarse indistintamente en el interior del local para evitar el paso de la radiación solar (A), en el espacio entre dos vidrios en cierto tipo de vidrios (B), o en el exterior (C).

 

Una lámina de control solar puede ayudar a reducir hasta un 30% de la energía consumida en refrigeración y su precio varía desde los 46 € a los 120 € por m2 (en función del tipo de lámina, complejidad de la instalación, y otros factores), con una recuperación de la inversión de corto plazo, aproximadamente 2 años.

 

Un ejemplo de la utilización de estas láminas es la rehabilitación que se realizó en el Centro Comercial Diagonal Mar,en Barcelona, la aplicación de la lámina solar SolarZone de TRES PUNTS (XTRM SkyLite S20X de Hanita Coatings) en las claraboyas del centro comercial mejoró el confort de los restaurantes y cafeterías de la zona de ocio de la última planta, sometidos a altas temperaturas y un gran deslumbramiento proporcionando  un gran ahorro en los costes de la refrigeración al producir una reducción de la temperatura (justo debajo de las claraboyas la reducción es de 20°C  temperatura). Se  instalaron  4.600 m2 de lámina de control solar, con 10 años de garantía, consiguiendo un ahorro de 20.000€ anuales en los sistemas de climatización, solo en el mes de junio se ahorró un 11%.

ROTULACIÓN · LÁMINAS · TOLDOS

Ctra. Alcudia-Arta 103

07458, Can Picafort. 

canpicaforttrespunts@gmail.com

Tel 971 85 01 32